Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
sección: noticias de empresa

Catástrofes naturales y su incidencia en los equipos contra incendio: cómo resolver situaciones de crisis

Tomando como tema monográfico “Las catástrofes naturales (tormentas, nieve, terremotos) y su incidencia y daños posibles en las instalaciones de protección contra incendios (PCI)”, el pasado 25 de Marzo TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, organizó una rueda de prensa virtual con expertos en PCI, representantes del seguro y de los bomberos. El objetivo principal es sensibilizar sobre la necesidad de una intervención rápida en la puesta a punto de los sistemas de PCI, o/y sustitución de los equipos dañados, para evitar daños que impidan reabrir la empresa con seguridad para los empleados, los bienes y la propia actividad.

La presentación corrió a cargo de Antonio Tortosa, vicepresidente de TECNIFUEGO, que explicó los objetivos de la asociación, entre los que destacó la sensibilización y divulgación de las medidas de seguridad y su mantenimiento por empresas especializadas. Tras el paso de la borrasca Filomena por España, que impactó fuertemente en las empresas, muchas industrias vieron afectadas sus instalaciones de protección contra incendios, tanto de detección, como de extinción. Las empresas afectadas por sucesos de este tipo deben revisar y comprobar los sistemas de PCI,  informando a la empresa mantenedora para que haga esa revisión y la sustitución de los equipos dañados y realizando una puesta en marcha de inicio de actividad para comprobar que el equipo funciona.

Alfonso Manrique, subdirector de Tasaciones Consorcio de Compensación de Seguros, insistió en que la prevención disminuye la vulnerabilidad. Gran parte de las instalaciones de una empresa, incluido los sistemas PCI, están en sótanos, fosos, etc., es decir bajo rasante,  por lo que son muy vulnerables frente a inundaciones. Según Manrique, hay que diseñar los sistemas PCI tanto para proteger contra incendios como para que estén protegidos contra las inundaciones, lo que implicaría diseñar las puertas cortafuegos para que estén situadas  en una cota más elevada.

Por su parte, Víctor Manuel Fernández de la Cotera, jefe Bomberos Fuenlabrada, y secretario de la asociación de bomberos, APTB, resaltó que las instalaciones de PCI son elementos fundamentales para minimizar el riesgo de incendio reduciendo la propagación y minimizando los posibles daños causados por el fuego, en cualquier tipo de edificio y uso. También hizo referencia a la borrasca Filomena, que con sus bajas temperaturas motivó la rotura de tuberías de agua que podían afectar a la operatividad de las instalaciones de PCI. Cuando la temperatura cae a valores por debajo del punto de congelación, la instalación puede quedar fuera de servicio debido al estado del agua y/o a la posible rotura de las propias tuberías.

Y en relación con el tema “Reconstrucción de instalaciones PCI Pasiva”, Rafael Sarasola, coordinador del Comité de Instalación y Mantenimiento de Protección Pasiva de TECNIFUEGO,  relacionó las consecuencias del cambio climático con las catástrofes naturales de los últimos años. Defendió la creación de una nueva titulación de ingeniero de catástrofes, que pueda prevenir y ofrecer soluciones a estos riesgos, ya que no están bien definidos en las normas actuales; las soluciones estándar no son suficientes, pues entran en escena situaciones muy diversas desde el frío polar al calentamiento global, tsunamis, maremotos…

La protección de la estructura es uno de los aspectos más relevantes que debe conseguir la protección pasiva; sin embargo, los escenarios de fuego no responden en absoluto a lo que pasa en una catástrofe. Cuando se calcula la protección de estructuras de pasiva no se toman en consideración movimientos que se puedan producir por terremotos, nieve o inundaciones. Sarasola destacó que se debe tener en cuenta la carga adicional en los sistemas que se produce en una catástrofe; una carga variable que depende de muchos factores. Por ello, se debe parametrizar para reducir los riesgos y modelizar cuando sea posible, ya que tanto la compartimentación, como el soporte estructural y la evacuación se ven afectados por esta nueva carga variable.

Para finalizar esta reunión, Antonio Tortosa anunció que se va a elaborar una Guía preventiva y de mejora para presentar a la Administración, y que sirva para futuras actuaciones ante catástrofes naturales.

mándanos tu obra

Si tienes una obra terminada con materiales cerámicos y quieres publicarla en conarquitectura, completa los datos del formulario y mándanos un archivo PDF (menos de 3 Mb) con tres fotografías, una planta y una sección para valorar su publicación.

recibe nuestro boletín

Realiza este registro y recibe nuestro boletín informativo.

Recibirás un email para confirmar este registro.

Al autorizar el envío te incluiremos en nuestra base de datos, para el envío del boletín quincenal, donde informamos de novedades editoriales, normativa, productos y materiales de construcción. No cedemos los datos a terceros. 

Si quieres más información accede a nuestra página de política de protección de datos

Esta web utiliza cookies propias para analizar tu navegación y ofrecer un servicio acorde a tus intereses. Acepta nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad