sección: arquitectura

Entrevista a MORPH Estudio por Enrique Sanz / análisis de 4 obras

Morph Estudio es un equipo multidisciplinar de más de 130 técnicos liderados por los arquitectos César Frías, Raquel Dueñas y Miguel Pradillo, con dilatada experiencia en el desarrollo de proyectos de edificación. Comentamos con César algunos aspectos de su trabajo, distrayendo su atención durante unas horas del desarrollo de los 60 proyectos y obras que están ahora en marcha en Morph Estudio…

 

E.S.: Estar situados entre los cien estudios de arquitectura más grandes del mundo (lista WA100 año 2021) es un logro indudable para una firma tan joven como la vuestra. Según habéis comentado, esta irrupción se debe al alto número de arquitectos titulados que forman parte de Morph Estudio. ¿Hay mucha especialización en las tareas que desarrollan los arquitectos en vuestro estudio? ¿Están organizados por tareas específicas y estancas? ¿Todos hacen de todo?

C.F.: La arquitectura en España ha sido siempre un trabajo de taller, de equipos pequeños en los que todo el mundo hace de todo; la especialización se limitaba a delineante y arquitecto, y los ingenieros colaboraban aparte. Ese es el tipo de estudios donde nos hemos formado y del que suele venir nuestra gente. Con el crecimiento de la empresa vimos la oportunidad y la necesidad de buscar una especialización de nuestros equipos y actualmente tenemos hasta 10 departamentos distintos que van desde Concept o I+D a sostenibilidad o interiorismo.

Con una estructura orientada al cliente deben de ser intensos los flujos de trabajo que manejáis en el desarrollo de un proyecto. Escuchando vuestras charlas, habláis también de las aplicaciones que se utilizan en cada momento: 1º dimensionamiento (excel/sql) – 2º costes (cype/rib) – 3º Tiempo (workmeter) – 4º geometría (grasshopper/dynamo) – 5º coordinacion (naviswork). ¿Les cuesta a los clientes o colaboradores nuevos hacerse a estas reglas de juego?

Lo más complicado con los clientes es la búsqueda de una estandarización y un lenguaje único, que no se ha afrontado por los agentes que deberían haberla acometido. Este punto aparte de un problema que nos lleva muchísimas horas de trabajo es una oportunidad que estamos intentando aprovechar. En cuanto a nuestros colaboradores, lo que más nos cuesta no es que usen esta o aquella herramienta…, sino que comprendan el sistema de dato único que debería ser la arquitectura y nos ayuden a implementarlo en su trabajo.

Dos páginas de la entrevista a MORPH Estudio con dos obras
Obras SYLLÂBUS ATOCHA RÍO y BOSQUE DE ATOCHA de MORPH Estudio

Quien os busca como arquitectos para desarrollar una promoción, bien sea una gestora cooperativa de viviendas o un promotor privado, ya asume que ofrecéis trabajo, trabajo y trabajo, orientado al cliente, pero siempre desde la creatividad. No hacen falta nombres ni ejemplos concretos, pero en vuestras primeras obras debisteis de notar una confianza previa necesaria para arriesgar. ¿Tenéis algún agradecimiento en concreto que recordar?

Las listas de agradecimientos son peligrosas porque siempre te olvidas de alguien que merece estar incluido y la lista es muy larga, pero empieza por gente de la casa: arquitectos que se sumaron a nuestro proyecto cuando teníamos un par de proyectos y que apostaron por nuestro PROYECTO de empresa, en mayúsculas…, que vieron en Morph Estudio un potencial y un hábitat en el que emplear su tiempo, talento y esfuerzo.

En segundo lugar, efectivamente, estamos aquí por las oportunidades heredadas del estudio de Rafael Pradillo, que nos facilitó acceder a un mercado muy cerrado y limitado en lo peor de la crisis. A esos clientes que mantuvieron su confianza en nosotros y nos permitieron seguir trabajando los siguientes años.

Finalmente, hay que extender el agradecimiento a la gente con espíritu pionero, que arriesgó y que tuvo que defender en su comité de dirección de su promotora que iban a contar con un estudio nuevo, que hacía cosas poco ortodoxas, en lugar de encargárselo a cualquiera de los magníficos estudios de gran solera que hay en Madrid.

El salto lo dimos en 2016 gracias a los concursos. Sin ellos, difícilmente habría fructificado esa argumentación ni habría sido tan grande nuestro crecimiento; invitar a un concurso a cuatro estudios de renombre y a unos chicos nuevos que hacían rendes bonitos, con tal de no discutir…, es un acuerdo razonable. La generalización de los concursos como forma de filtrar propuestas nos catapultó, ya que, en aquel momento, había buena arquitectura, pero muy poco disruptiva en un momento en el que la promoción necesitaba argumentos de venta.

Habéis hecho propuestas de modificación de planeamiento en alguna de las intervenciones recientes. Entiendo que el trabajo se multiplicó y de alguna manera la administración pasa a ser también “cliente”, con sus propias necesidades… ¿Qué experiencia obtenéis de estos procesos?

El planeamiento es uno de los mayores lastres del sector y uno de los de más difícil solución. Las tramitaciones son tan largas que, cuando un nuevo planeamiento es aprobado…, ya está obsoleto. Realizar un buen urbanismo es la tarea más difícil dentro de nuestro sector; has de anticiparte al futuro, y lo cierto es que es un eco del pasado.

A ello se une una inercia que viene del boom de principios de milenio en el que se realizó un urbanismo “de cuadrícula”, sin un mínimo de trabajo formal; pensando en construir “casas” en lugar de construir “ciudad”. Nosotros estamos desarrollando planes parciales y masterplanes en los que la ciudad, el imaginarnos ese día a día de las personas que viven, trabajan y se divierten en esos metros cuadrados, el de esas personas que son hombre mujeres, niños, que son ancianos con poca movilidad o deportistas locos del running…, lograr un hábitat en el que todos tengan la posibilidad de una vida plena… Es un reto mayúsculo en el que el arquitecto puede influir, con la responsabilidad que ello acarrea.

Dos páginas de la entrevista a MORPH Estudio sobre una obra
Obra SABANERO de MORPH Estudio

En los últimos años habéis desarrollado algunos proyectos fuera de España. ¿Cómo se produjo ese recorrido y la experiencia de trabajar con promotores, técnicos y constructoras locales?

Las oportunidades fuera de España nos han llegado a través de clientes fidelizados que nos han llamado para acompañarles en su aventura. La forma de trabajar es muy distinta en cada país e, incluso, en cada región de ese país. Como anécdota, nuestro socio en Milán no nos acompañó en un concept que hicimos en Bolonia porque estaba fuera de su radio de acción (Bolonia está a poco más de dos horas en coche de Milán), y la normativa y procedimientos eran muy distintos.

En Portugal nos hemos encontrado con una administración lenta, pero flexible, que facilita la buena arquitectura, pero también con una sobreespecialización de los colaboradores, que nos lleva a recabar más de una docena de firmas para presentar un proyecto.

Tenemos oportunidades en Oriente Medio también, pero lo cierto es que a día de hoy España sigue siendo nuestro mercado más importante… Y algo que sí que hemos conseguido afianzar es que se nos vea como un equipo español, no centrado en Madrid, que está habituado a trabajar gracias a las obras que ya hemos desarrollado y a nuestra red de socios, con las diversas administraciones y en los diferentes mercados nacionales. Como dato, ahora mismo, por ejemplo, en Málaga ciudad, tenemos una cartera de 7 edificios en estudio.

Lo vital en todos los casos es el capital humano, el de un equipo flexible y profesional, y el de un socio local bregado en las negociaciones con la administración.

Aunque viendo vuestras obras se ve que no os gusta repetir modelos ni procesos, es un invariante el interés por la industrialización y la prefabricación, explorando las formas que el diseño paramétrico en 3D permite definir y producir. ¿En qué campos y sistemas constructivos creéis que hay aún camino por recorrer? ¿Os interesan, como a Miguel Fisac, las patentes industriales aplicadas a la construcción, o creéis que el ingenio se renueva de proyecto a proyecto?

Efectivamente, la investigación, la exploración, está intrincada en nuestro ADN y nos parece que repetir un modelo defraudaría a un cliente que viene buscando esa innovación Morph. A veces ése sistema constructivo se repite porque hay un número muy limitado de soluciones constructivas homologadas y que tengan un coste que nuestro mercado, que tradicionalmente ha sido el residencial, pueda asumir… Y otras veces sufrimos el “síndrome de la curva”, una enfermedad que hace que la gente meta a todos los proyectos que tienen una curva en el mismo saco, en lugar de ver todos los matices que introducimos en nuestros proyectos orgánicos.

Al final, también, el amplio rango de servicios que ofrecemos nos lleva a realizar desde sedes corporativas donde el valor de la imagen es vital y requieren de una propuesta formal totalmente original y disruptiva, a bloques de BTR en los que la utilidad y economía de medios te lleva a una solución muy estandarizada en la que solo es posible hacer un guiño.

La constante invariante es buscar siempre la mejor opción, la más adecuada para los intereses del cliente, para el usuario y para la sociedad… Y en todas estas categorías tiene lugar la arquitectura.

Habéis desarrollado proyectos no residenciales últimamente: oficinas, comercial, industrial, salud… ¿Pensáis que la ingeniería es más difícil de ajustar dentro del proyecto en estos usos que en los de vivienda?

La vivienda, aunque parezca lo contrario, es una de las disciplinas más difíciles de la arquitectura, la más limitada y la que recibe un escrutinio más severo. Afrontar hoteles, oficinas, centros de procesos de datos…, siempre requiere un cambio en la matriz de decisiones técnica de un proyecto y tener un buen asesoramiento. Afortunadamente, dentro de Morph Estudio tenemos perfiles de arquitectos e ingenieros con experiencia en esos campos y una capacidad de adaptación curtida en esa búsqueda continua de la innovación.

Una torre de oficinas requiere de una estructura optimizada que condiciona económica y espacialmente la arquitectura, y en el coste de un centro de proceso de datos tiene mucho más peso la ingeniería, pero todos los proyectos requieren del mismo rigor a la hora de tomar las decisiones sobre los mismos, y es en ese procedimiento, en ese rigor y en esa búsqueda del producto óptimo sin prejuicios, donde nosotros podemos aportar valor.

Tres páginas de la entrevista a MORPH Estudio sobre una obra
Obra MELBOURNE de MORPH Estudio

Hablemos un poco del pasado y del futuro. ¿Cómo surgió Morph Estudio? ¿Hacia dónde os gustaría dirigiros?

Morph Estudio surgió en 2014 como una apuesta por ofrecer al mercado un equipo multidisciplinar junto a Miguel Pradillo, por la parte de arquitectura, y Diego Frías, Javier Belloso, Ignacio Frías y Joaquín Araujo, como socios de la ingeniería BIM Suma. Con esa orientación, empezamos a andar y, para nuestra sorpresa, empezamos a posicionarnos gracias a la arquitectura y el diseño de nuestros edificios.

Hemos hecho un esfuerzo por mantener el nivel técnico del estudio de cara a ser un estudio en el que confiar a la hora de desarrollar un edificio grande y complejo, con plazos de desarrollo y condicionantes económicos exigentes, pero que es capaz de desarrollar arquitectura disruptiva, innovadora y de autor. Creemos que el “firmitas utilitas y Venustas” nunca debió disociarse y la mejor manera de alcanzarlo es con un equipo propio. Este esfuerzo y el gran volumen de trabajo que afrontamos nos ha llevado a tener el gran equipo que tenemos de forma sostenida desde hace años.

Ahora mismo estamos en un momento muy bonito; levantando la vista y mirando hacia atrás nos hemos encontrado casi por sorpresa, por ejemplo, que ya hemos proyectado y estamos construyendo 4 de los 50 edificios más altos de España, 5 de los edificios de frente de parque de Valdebebas, hemos coleccionado algunos premios gracias al puñado de edificios singulares que hemos afrontado durante estos años y tenemos un equipo humano excepcional con el que seguir soñando.

Si miramos al hoy, nos encontramos accediendo a proyectos más grandes y singulares que nunca (torres, estadios, centros comerciales, masterplanes…), compitiendo con y contra los más prestigiosos estudios internacionales en concursos en los que volvemos a ser el 5º invitado, pero que afrontamos con la misma ilusión que los primeros.

Personalmente, cuando salí de la carrera veía muy difícil llegar a proyectar mis propios proyectos y, cuando empecé a trabajar, sí que vi la necesidad del mercado de empresas técnicas, razón por la que fundamos Suma… De modo que cuando, a través de Morph Estudio, me ha llegado la oportunidad de diseñar, de inventar, la he abrazado con las ganas de un principiante.

Estamos en un punto en el que podríamos acomodarnos, “autofranquiciarnos” y adoptar una postura más cómoda; la arquitectura, al fin y al cabo, es un mercado en el que es muy difícil entrar en sus nichos…, pero en el que hay muchos ejemplos de firmas que se han mantenido en el tiempo, precisamente por el efecto protector de esas altas barreras de entrada…, pero ese no es el camino más divertido, ni el que nos ofrece un reto que nos motive más… Un futuro sin una cima que escalar, no es un futuro, es una repetición del pasado.

Nuestra arquitectura hasta hace poco se circunscribía al mercado residencial generalista y residencial comunitario intensivo, que nos limita enormemente formalmente (una ventana cada 2,7 m) y en presupuesto, y buena parte de nuestra producción seguirá volcada en ese tipo de proyectos. Nuestro objetivo es seguir diversificando, seguir profesionalizando nuestro equipo y procesos, desarrollando nuestra tecnología y mejorando nuestro servicio como consecuencia…, y sobre todo seguir investigando, aprendiendo y mejorando nuestra arquitectura; un Morph de 2025 tiene que ser mucho mejor que un Morph de 2020.

Hemos colaborado con las mejores firmas del mundo, hemos visto cómo trabajan, sus propuestas, su forma de afrontar un proyecto, y ahora nos ha llegado la oportunidad de competir con y contra ellos y siento que estamos preparados. La versión más excitante de nuestro futuro pasa por la internacionalización, por acceder a nuevas tipologías y mayores espacios y presupuestos que nos permitan desplegar todo nuestro potencial y seguir persiguiendo esa cima inalcanzable.

Esta entrevista a MORPH Estudio está publicada originalmente en conarquitectura 82.

mándanos tu obra

Si tienes una obra terminada con materiales cerámicos y quieres publicarla en conarquitectura, completa los datos del formulario y mándanos un archivo PDF (menos de 3 Mb) con tres fotografías, una planta y una sección para valorar su publicación.

recibe nuestro boletín

Realiza este registro y recibe nuestro boletín informativo.

Recibirás un email para confirmar este registro.

Al autorizar el envío te incluiremos en nuestra base de datos, para el envío del boletín quincenal, donde informamos de novedades editoriales, normativa, productos y materiales de construcción. No cedemos los datos a terceros. 

Si quieres más información accede a nuestra página de política de protección de datos

Esta web utiliza cookies propias para analizar tu navegación y ofrecer un servicio acorde a tus intereses. Acepta nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad