sección: arquitectura

Tradición e innovación dialogan sobre la regeneración de los centros urbanos en los proyectos ganadores del Festival TAC! para Vigo y San Fernando

El jurado de TAC! Festival de Arquitectura Urbana, iniciativa impulsada por el Ministerio de Vivienda y Agenda Urbana (MIVAU) con la colaboración de la Fundación Arquia, ha seleccionado los proyectos ganadores del concurso de ideas para la construcción de los dos pabellones temporales de su tercera edición. Bajo el título ¡Qué faena(r)!, los arquitectos Óscar Cruz García y Pablo Paradinas Sastre instalarán su pabellón en la ciudad de Vigo (Pontevedra), y La Sal , de José Rodríguez y Carlos Montes González, se alojará en la ciudad de San Fernando (Cádiz).

Con la reflexión en torno al uso y diseño del espacio público y la regeneración de los centros urbanos como hilo conductor, TAC! 2024 cuenta con la colaboración del Concello de Vigo y el apoyo del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia y el Ayuntamiento de San Fernando. El festival podrá disfrutarse en dos emplazamientos que forman parte de la centralidad de la ciudad: del 13 de junio al 14 de julio en la Puerta del Sol de Vigo y del 23 de septiembre al 14 de octubre en la Plaza del Rey de San Fernando. 

La tercera edición de TAC! ha recibido un total de 127 propuestas, el número más alto hasta la fecha. Se trata de iniciativas que, tal y como destaca Iñaqui Carnicero, secretario general de Agenda Urbana, Vivienda y Arquitectura y presidente del jurado del festival: “Aúnan innovación y creatividad con conocimiento técnico y urbano; arquitecturas efímeras que no solo pretenden construir objetos bellos en la ciudad sino que conectan con narrativas profundas: con la capacidad de la arquitectura para responder ante los retos que afrontamos como sociedad“.

Ganadores TAC! Un diálogo entre lo vernáculo y las nuevas prácticas arquitectónicas

Inspiradas por el patrimonio histórico y cultural de ambas regiones y por su interés patrimonial e identitario, las propuestas de Vigo y San Fernando llevan a lugares centrales de la ciudad la reflexión en torno a las transformaciones del territorio y lo urbano, así como la transformación de estos a través de elementos relacionados con su economía tradicional. Tal y como explica Javier Peña, director artístico del festival: “Ambas propuestas piensan en lo local y en la tradición económica de la zona para entender y explicar el entorno de una forma innovadora y experimental”.

Así, la tradición pesquera y la modificación del paisaje asociada a las bateas en el caso del proyecto ¡Qué faena(r)! (Vigo) o a las salinas de en el caso de La Sal (San Fernando), inspiran la concepción de estos proyectos que pretenden ser ejemplo de cómo la arquitectura puede transformar la vida de las personas y que, continúa Peña, “hacen de la mirada a lo local y lo vernáculo u otras cuestiones relevantes como el clima o la economía local un hilo argumental de todas las ediciones de TAC”.

Para Sol Candela, directora de la Fundación Arquia: “La arquitectura no es solo un escenario; también es protagonista. Por eso valoramos cuándo un pabellón atrae y a la vez facilita la participación ciudadana. Estas han sido dos propuestas muy trabajadas y muy arriesgadas que, a la vez, dan una solución perfecta para acoger a la ciudadanía”

Junto a ello, el jurado del festival —compuesto por los arquitectos Iñaqui Carnicero, Sol Candela, Elena Orte, Gonzalo Herrero, Manuel Martínez Carazo, Isabel Suraña, Javier Peña y Susana Maján—, reunido recientemente en La Casa de la Arquitectura de Madrid destacaba positivamente cómo las propuestas ganadoras proponen una solución consciente del entorno, tanto físico como social, donde se ubican, relevando su capacidad como espacio de convivencia en estos centros urbanos.

El primer premio de TAC! tiene una dotación de 15.000 euros para cada equipo, y podrán llevar a cabo sus respectivos proyectos con un presupuesto base estimado de 90.000€ para la ejecución del pabellón.

Sobre los proyectos ganadores

¡Que faena(r)! plantea en la Puerta del Sol de Vigo un encuentro entre naturaleza y artificio, tradición y mediación a través de la estructura de la batea —plataforma de madera que se coloca en el mar para la cría y cultivo de moluscos y mejillones y elemento muy vinculado al territorio ya su economía local—, a la que se suma una cubierta que alude al sistema de pesca tradicional como reclamo y cobijo de actividades.

Desde una perspectiva social y divulgativa, la iniciativa de Óscar Cruz García y Pablo Paradinas Sastre, ¡Que Faena(r)! “estudia lo vernáculo proveniente de la tradición aplicada a un territorio que se creía consolidado” y, por otro lado, “establece un diálogo con las nuevas prácticas arquitectónicas como principal motor de cambio en un espacio público con unos nuevos condicionantes topográficos, climáticos, sociales, económicos, demográficos y productivos”.

Además, una vez terminado el festival, el proyecto propone trasladarse a la cercana Praia do Cocho a modo de plataforma recreativa para fin de alargar su vida útil y evitar la gestión de residuos. ¡Que faena(r)! plantea la recirculación de todos sus materiales para contribuir a la reforestación o al reciclaje de los utensilios de pesca muchas veces abandonados en el fondo marino.

Por su parte, el pabellón La Sal, ganador para la Plaza del Rey de San Fernando (Cádiz), propone activar el potencial de los recursos naturales más abundantes y sostenibles con que cuenta la provincia de Cádiz, cuyo litoral y singular entorno paisajístico constituyen uno de los enclaves naturales con mayor interés patrimonial, arquitectónico e identitario.

Aunando sostenibilidad y tecnología La Sal se basa en tres materiales con gran arraigo en lo local: sal, madera y acero. La sal formará parte del basamento del pabellón emulando las tradicionales montañas de sal tan habituales en el paisaje cercano; la madera servirá para contener la estructura. El elemento emergente que recordará los antiguos medios empleados en el transporte y trasiego de la sal, se construirá mediante estructuras de acero utilizadas para formar andamios y armazones provisionales.

“En los últimos años la sal ha sido objeto de interés en la investigación de materiales sostenibles. Se exploran formas vanguardistas para su uso en la construcción, el proceso natural de cristalización desarrollando paneles de sal para su uso en arquitectura, materia prima en la impresión 3D, o como alternativa al cemento (responsable del 8% de las emisiones de CO2 globales)”, apuntan José Rodríguez y Carlos Montes González en la memoria de presentación de su proyecto.

Sobre los proyectos finalistas

Además de los ganadores, se han seleccionado dos segundos premios con una dotación económica de 3.000€ y varios terceros premios dotados con una importación de 2.000€.

En la ciudad de Vigo el segundo premio se ha otorgado al proyecto FLOAT, de Miguel Herreras y Valerio Di Festa; una intervención compuesta por una cubierta hinchable suspendida de una grúa móvil e inspirada en la industria portuaria local.

Por decisión del jurado, la dotación económica del tercer premio para este emplazamiento, se ha repartido a tres proyectos que han destacado por igual: Muro e Porta de Alberto Vallejo Puntero, Justo Díaz Diego, Guillermo Pozo Arribas, Porto do Sol de Álvaro Llera García y VAYA VAYA AQUÍ NO HAY PLAZA!, de Vania Noemí Collazo Pequeño y Iago Mª Grande Izquierdo.

Por su parte, para la ciudad de San Fernando, el segundo premio ha recaído sobre el proyecto atlas de FLORA que, firmado por Malakouti Jordan Amir e Irene Aldea Álvarez , propone conectar de forma transversal las fachadas laterales de la Plaza del Rey a través de distintas arquitecturas capaces de catalizar la interacción entre diferentes agentes ecosistémicos: flora, aves y humanos.

En este emplazamiento el tercer premio es para el proyecto A Flor de Piel, de Esteban Salcedo, Sebastián Valois, Matías Moya, Pablo Rojas Böttner, con la colaboración de Diego Miranda, Benjamín Grove y Javier Muñoz, una propuesta que fusiona la recuperación de los oficios artesanales con la creación de una estructura multifuncional en la Plaza del Rey.

Finalmente, el jurado de TAC! reconoce a través de una mención especial, sin dotación económica, a los proyectos: Un montón de sal, una pared inclinada —de Arturo López Ayala, Yuiko Shigeta—, El Peso del Aire —de Tomás García de la Huerta, Xaviera Gleixner, Eduardo Landia, Jonas Klaaßen; asesor estructural: Sergio Leiva, z3rch, ingeniería estructural y arquitectura textil—, y El Jardín de las Delicias —de Marta Domènech Rodríguez, David López López, Còssima Cornadó Bardón, Arthur Machado Dinis, Kenzo Furumoto de Oliveira—.

mándanos tu obra

Si tienes una obra terminada con materiales cerámicos y quieres publicarla en conarquitectura, completa los datos del formulario y mándanos un archivo PDF (menos de 3 Mb) con tres fotografías, una planta y una sección para valorar su publicación.

recibe nuestro boletín

Realiza este registro y recibe nuestro boletín informativo.

Recibirás un email para confirmar este registro.

Al autorizar el envío te incluiremos en nuestra base de datos, para el envío del boletín quincenal, donde informamos de novedades editoriales, normativa, productos y materiales de construcción. No cedemos los datos a terceros. 

Si quieres más información accede a nuestra página de política de protección de datos

Esta web utiliza cookies propias para analizar tu navegación y ofrecer un servicio acorde a tus intereses. Acepta nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad