sección: artículo

Vivienda de ladrillo en Cambridge / “Cambrick”, por Rogelio Ruiz

Cambridge, conocida por su prestigiosa universidad y su valor histórico, es un lugar donde la arquitectura tradicional se entrelaza con la vida moderna. Entre los elementos distintivos de su paisaje urbano se encuentra el uso del ladrillo, que ha moldeado el carácter estético de la ciudad durante siglos. Desde los colleges hasta los edificios residenciales, el ladrillo es omnipresente en Cambridge. La vivienda contemporánea abraza el ladrillo como un elemento central de su arquitectura.

Una encuesta del Centre for Cities (2013), un think-tank nacional, declaró a Cambridge número uno entre las ciudades del país deseadas para vivir y trabajar. Las nuevas promociones de viviendas alrededor de la estación de tren se venden como “a 50 minutos de Londres”. Esto es un billete de ida y vuelta: por un lado la gente puede fácilmente trabajar en Londres y venir el fin de semana al Cambridgeshire y, por otro lado, puedes vivir en la ciudad e irte todos los días a la City. Porque esta ciudad, tan importante en nuestra memoria, sólo tiene 126.500 habitantes (Centre for Cities 2013).

Para que nos hagamos una idea de su crecimiento, en 1901 tenía 38.379 y en 1951 su población era de 91.000. A esto hay que añadir además una elevadísima cifra de estudiantes flotantes.

Ahora bien, los ingleses, como los franceses, lo que quieren es bien sencillo: “ma maison et mon jardin”. Así pues, no nos engañemos, la casa que colma sus aspiraciones es en realidad la del tío de Harry Potter, con su conservatoire pequeño invernadero adosado dando al jardín trasero. Esa imagen de la película en la que la cámara se eleva y vislumbra un país entero alfombrado de casitas iguales no es un sueño, no es sólo literatura.

Hay barrios en los que te pierdes como no lleves un TomTom, con carteles que piden que bajes la velocidad por los niños jugando y tú te preguntas “¿dónde?, ¿dónde están esos niños?”. Generalmente estas ampliaciones urbanas parten de núcleos anteriores históricos que rodean la ciudad.

Están basadas básicamente en algún edificio especial como mascarón de proa, un pequeño edificio en altura, que es el símbolo de todo el área; y después viviendas más tradicionales, en su concepción en hilera con su backyard, y todo ello con una urbanización absolutamente y hasta el mínimo detalle diseñada y unida a una cercana autopista o calle rápida. Este elevar lo público, buscar una mayor importancia de lo social.

Aunque, como decíamos, no siempre se consigue, porque el clima es el que es. Tiene cierta tradición. Muy cerca, en Newmarket (unos treinta kms pero ya Suffolk) se encuentra una de las urbanizaciones mas difundidas de Inglaterra diseñada por Ralph Erskine en 1969, que colocaba piezas de aquel tipo comedido de los Smithson (Sudgen House 1955-56) en un proyecto donde el diseño de lo social, evitando lo pomposo, es casi lo más importante.

TRADITIONAL HOUSING

Como vemos en las fotos (1, 2, 3 y 4), las viviendas en ladrillo son una opción muy asentada históricamente en la ciudad. Tipologías bastante austeras, en las que la fachada es simplemente un plano perforado de ladrillo visto que envejece con humildad y dignidad haciendo ciudad en el sentido de Rossi, o mejor, de Giovannoni, asentando un tipo y creando un genius loci que se forma a partir de la importancia de lo mas pequeño.

No obstante, el que apreciemos ese genio del lugar no quiere decir que no disfrutemos, y mucho, con la inserción de nuevas arquitecturas, y tenemos que decir, aunque no sea objeto de este artículo, que en la Arquitectura de los Colleges se encuentra lo mejor de la ciudad y, también, que Cambridge disfruta de los mejores arquitectos de la nación y que por tanto este llanto que verán ahora no es totalmente pertinente aquí.

Pero lo cierto es que el año 1989 tiene mucha culpa de que no se den muchas arquitecturas rompedoras, y su especial importancia viene de dos hitos de la historia reciente arquitectónica inglesa. Por un lado, aparece en ese año el libro My vision of Britain de su Majestad el Príncipe Carlos que, siendo tan importante la monarquía en el país, adquiere una notoriedad y autoridad tremenda; y el segundo episodio, sin duda relacionado con este como veremos luego, es la decisión de derribar Runcorn.

El libro Real, en realidad, sin ser barbaridades lo que dice, al contrario, bastante sensatas algunas (respeta el paisaje, escala adecuada, materiales del entorno, armonía, protagonismo del peatón…), sistemáticamente apoya un tipo de arquitectura con pastiches y ejemplos muy dudosos. Apetece decir “Haz lo que digo pero no lo que apoyo”.

Esto alentó entornos como la ciudad de Poundbury (masterplan por Krier) o Fairford Leys (debería llamarse en realidad Fair for Lies), donde se reinventa la historia y que me van a perdonar no adjunte fotos. De estos polvos, y mira que me duele, viene el que tenga el poder de parar promociones de Richard Rogers para apoyar otras de Quinlan Terry. Sir Richard Rogers, tampoco lloren, vive por cierto en una casa Victoriana en Chelsea…

Lo más triste es que un episodio ilustre de la Arquitectura inglesa, como es el Brutalismo, está siendo castigado con el desprecio y la destrucción. Edificios como la Biblioteca de Birmingham que su Majestad dijo que “parecía hecha más para quemar libros que para guardarlos” probablemente ya haya sido destruída cuando ustedes lean estas páginas. El año 1989 fue también el año en que se dictó la demolición de Runcorn de Stirling y Wilford, como dijimos, del que su Majestad había dicho en el libro que “condenaba a la gente a vivir en una mugrienta lavadora” en referencia a sus ojos de buey.

Ni que decirse tiene que todas las semanas recibimos un e-mail para apoyar el Robin Hood Lane de los Smithson, que da pena verlo, por cierto, pero es que en la misma situación están edificios como el Florey de Oxford (con alambradas y pintadas) de Stirling and Gowan y muchos otros que llenaron las revistas y admiración del mundo.

Voviendo a la ciudad, la promoción de Highsett de Eryc Lyons and Partners (foto 5) 1958-64, muy céntrica, frente a Saint Mary and the English Martyrs Church, era según Pevsner la propuesta arquitectónica de vivienda más moderna de aquellos años (Webster) y, sin embargo, la pequeña torre de nueve plantas que incluía el proyecto nunca fue hecha, probablemente para no superar la aguja de la iglesia cercana (otro de los puntos principales principescos es el de la no construcción de vivienda en altura).

Nos parecen interesantes, por su sobriedad, otras como el King Street Housing (1978), de Ivor, Hutton Smith and Cailey, porque a pesar de estar entre Jesus College y Corpus Christy, es decir, en el medio del meollo, logran pasar desapercibidas y crear cierta intimidad para sus inquilinos.

Hay unos cuantos proyectos en la ciudad alrededor de los 90 con ladrillo ocre combinados con maderas que consiguen integraciones muy apreciables, en entornos un tanto rurales y delicados, como es, por ejemplo, la orilla del Cam.

A este grupo pertenecerían las del Boathouse Court, del equipo Design Group de Cambridge, que recibieron un premio del R.I.B.A. en 1990 (foto 6) por este edificio y que, como decimos, consigue una buena integración siendo referencial (galerías, tejados inclinados…) aunque es a la vez rigurosamente arquitectónico. O el Beaufort Place de 1985, enfrente del Magdalene College, es decir, un sitio también muy comprometido, donde Dixon Del Pozo consigue, menos sutilmente que los anteriores, salvar el trago.

Otras, al final de los University Colleges Boathouses, con sus amarres; o un poco más allá, junto al Cantabrigian Rowing Club, las de la zona de St Andrews que ya son Chesterton. También volcadas desde el viaducto de Elizabethway con un final acristalado curvo sobre el río… En fin, comprenderán que la ciudad es muy grande y hay muchas urbanizaciones, así que vamos a centrarnos en algunas de las más recientes.

Hay ahora áreas como Trumpintong Meadows, The Aura o el Great Kneighton que buscan la vecindad del Nuevo hospital Addenbrook para generar nuevas viviendas y algunas son realmente interesantes. Otras están más cercanas a la estación como Ceres o Accordia.

ACCORDIA HOUSING

Este desarrollo se produce en una avenida, Brooklands Avenue, que va desde la zona de la estación hasta Trumpington Road, y se construyó desde los años 2004 al 2007. El plan urbano es obra de Feiden Clegg Bradley Architects y en el diseño de las piezas han trabajado también Macreanor Lavington y Alison Brooks. Recibió el prestigioso Stirling Prize en 2008 (otorgado por el R.I.B.A. al proyecto de mayor contribución a la evolución de la Arquitectura en el año anterior). En palabras del jurado: “Esto es lo máximo en promociones de alta densidad, demostrando que los constructores de edificios de viviendas pueden ofrecer arquitectura de alta calidad a la vez que elevan su propio nivel de exigencia”.

El Light Building (foto 7), que con su rotundidad hace las veces de puerta y muralla de la actuación, destaca por su sencillez compositiva elevada por la calidez y cariño en la elección de los materiales crudos (corten, ladrillo tosco, madera). A partir de ahí, otros edificios de cuatro plantas van creando el eje principal y detrás se van disponiendo piezas de menor escala.

Destaca, esta vez en el interior, el Accordia Building de Alison Brooks (foto 9), que se hizo mas tarde (2011) y genera una planta con dos direcciones que suponen un movimiento exterior especial en el edificio que se resuelve con cobre. Como siempre, existe un respeto importante (y en muchos casos impuesto desde el Ayuntamiento) por el magnífico arbolado, lo que da a la recién creada parte de la ciudad una sensación de ya desarrollada, por el porte de sus árboles.

TRUMPINGTON MEADOWS Y NOVO

Trumpington es uno de los pueblecillos que rodeaban Cambridge y que la ciudad, con suavidad y entre árboles, se los va comiendo. Da nombre, por cierto, a una de las vías importantes del núcleo: Trumpington Street, donde se encuentra la Escuela de Arquitectura.

La urbanización Trumpington Meadows (fotos 11 y 12), como todo lo que se construye allí, te cautiva por el rigor de los detalles y por lo minuciosamente definido, pero en cuanto a la formalizacion, los edificios son más bien tipos, con juegos de ladrillo de distintos colores como aquellos que vimos en el IBA berlinés que todavía estaban muy influenciados por la tendenza italiana. Está firmado este mismo año por Saunder Partnership, una empresa grande de arquitectos que resuelve con dignidad, pero sin emoción, su cometido. Otra cercana, ya próxima a Great Kneighton, es Novo (fotos 13 y 14), con un diseño mas comedido pero zonas de parque mayores, eso sí, de menor calidad ambiental y arquitectónica.

AURA HOUSING

Esta urbanización de Tate-Hindle Architects está aún en construcción aunque alguna pieza ya está resuelta con decisión, como la que muestra la foto The Aura Building (foto 15); el resto según se va viendo parece bien diseñado pero sin tanto riesgo proyectual. Se encuentra también en esta zona entre Hills Road y Trumpington Road.

GREAT KNEIGHTON

La urbanización que sí nos pareció emocionante y al que dedicamos una mañana entera de intromisión fue la de Great Kneighton (fotos 15, 16 y 17), muy premiado por su moderna arquitectura y que nos trajo el recuerdo de la sensación de los Amsterdam Zuid de Michael de Klerk. Se ha conformado una nueva parte de la ciudad con un carácter y diseño urbano increíble. Los autores son Proctor y Matthews, que quizá ustedes conozcan por el nuevo pabellón de gorilas del London Zoo, zoológico que, como saben, es la capital de la Arquitectura del Reino Unido.

Los arquitectos parten de una rotonda alrededor de la cual aparecen los edificios de más comprometido diseño (fotos 18) y dan escala e imagen al conjunto y generan, cuando entras, detrás, un entorno donde la monotonía, esa lacra de muchos nuevos desarrollos urbanísticos, desaparece por la alternancia de edificios de carácter distinto que se van sucediendo, entremezclando, formando espacios diferentes, siempre, otra vez, minuciosamente pensados, y además marcando una pauta de fondo con ciertos materiales que se repiten.

Un comentario que surge a la vista de todos los ejemplos recorridos: la alternancia de aparejos (Flemish Bond, English Bond) y los diferentes colores generan texturas que, en algunos casos, suponen un valor a considerar.

TRAIN STATION HOUSING (CERES)

La verdad es que muchas de las casas que se están construyendo hoy en día son para alquilar. Éstas no son para los ingleses, sino más bien para estancias breves de gente interesada en pasar unos días en Cambridge, por lo que pagan una importante cantidad de libras. Así, en los alrededores de la estación de tren, aparecen un gran número de promociones del tipo de apartamentos en edificios de viviendas (foto 19) que ofrecen, además de la cercanía del centro, un paseo, la conexión de tren con Londres. En este ámbito se ofrecen alguna, con más altura (ocho plantas) con portero, lo cual es bastante inusual en una ciudad, como decíamos, más volcada en la vivienda horizontal.

Así se ha creado una especie de centro cívico con el área comercial (foto 20), un hotel, también de Proctor y Matthews, y algún edificio más representativo o singular. Ceres CB1, realizados entre 2010-13, de Pollard Thomas Edward (foto 21), son 150 viviendas en cuatro bloques y han sido muy publicados y premiados en Inglaterra, refiriéndose a ellos como que “hablan de la solidez y longevidad del ladrillo”, relacionándolo con la estación Victoriana muy próxima y también utilizando el mismo material (foto 22), eso sí, “marrón oscuro para contrastar con el mar de ladrillo amarillo (bluff brick) en el entorno”.

Y, en realidad, para nosotros, tan acostumbrados a esta tipología, supongo que no nos parecen tampoco nada del otro mundo.

Podemos seguir hablando de otros ejemplos individuales, como los apartamentos de la Cambridge Fire Station de Glen Howell Architects (foto 23) (que, por cierto, son los que firman el diseño del centro comercial que se carga la biblioteca de Birmingham). En este edificio de los bomberos, que da frente al Parque Parker’s Piece, se crea una charnela hacia East Road tomando la altura de 8 plantas, que no es usual, como venimos diciendo, en la ciudad, y dedicándolo a viviendas.

Esto, que en el edificio de bomberos se incorporen viviendas, o que por ejemplo el centro comercial Gran Arcade dedique parte de su volumetría a usos públicos, es habitual. Y cómo no, también podríamos hablar de los Colleges (foto 24) y sus nuevas ampliaciones que van creando piezas increíbles de Arquitectura, como decíamos; aunque a veces, ya son sólo eso apartamentos, pero de ellos hablaremos, quizá, otro día.

TRABAJANDO PARA EL INGLÉS

Hay un montón de arquitectos españoles trabajando en Londres. Por ejemplo, el edificio Accordia Building es en realidad un desarrollo de uno anterior en madera, la Satl House en Essex, en la que había sido equipo de proyecto (junto a Alison Brooks) los españoles Ángel Martín Cojo y Juan Francisco Rodríguez.

También Sonia Rubio trabaja con Brooks. En Tate-Hindle architects (los del Aura Building) trabajan Teresa Aguilera, Miguel Hormiga y Marta Martí. En Mc Reanor-Lavington (los otros del Accordia Housing) trabajan Anna Ribot, Lucía Cerrada Morato, Marta García Jiménez, Miguel Santamaría, Pedro Pinto, Rebeca Herrera Domínguez y Tiago Costa Jorge y trabajó Aurora Armental. O la brillante Alicia González-Lafita, que trabaja en el de Niall Mc Laughlin que veíamos en otro artículo.

Todos tenemos amigos allí. Un abrazo afectuoso desde aquí para todos éstos y los que no sabemos, que serán muchísimos.

Bibliografía

  • Gort Scott Architects
  • COLLYMORE, PETER. Ralph Erskine. Ed Gustavo Gili, Barcelona 1983.
  • WEBSTER, HELENA and HOWARD, PETER, Cambridge, an architectural guide. Ed-Elipsis, London 2000.
  • BRICK BULLETIN Winter 2014 Ed. Brick Development Asociation.
  • PRINCE OF WALES, A vision of Britain, a personal view of architecture, Ed Doubleday, London 1989. SMITHSON,ALISON+PETER, Works and Projects, Gustavo Gili, Barcelona 1997.
Artículo publicado originalmente en conarquitectura 56. Consigue este o cualquier número de la revista en la tienda online.
Puedes leer más artículos aquí.

mándanos tu obra

Si tienes una obra terminada con materiales cerámicos y quieres publicarla en conarquitectura, completa los datos del formulario y mándanos un archivo PDF (menos de 3 Mb) con tres fotografías, una planta y una sección para valorar su publicación.

recibe nuestro boletín

Realiza este registro y recibe nuestro boletín informativo.

Recibirás un email para confirmar este registro.

Al autorizar el envío te incluiremos en nuestra base de datos, para el envío del boletín quincenal, donde informamos de novedades editoriales, normativa, productos y materiales de construcción. No cedemos los datos a terceros. 

Si quieres más información accede a nuestra página de política de protección de datos

Esta web utiliza cookies propias para analizar tu navegación y ofrecer un servicio acorde a tus intereses. Acepta nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad